Blog Invisibilidad Compartida

Vitoria · Invisibilidad Compartida

Proyecto: Carlos Lalastra

Fotografía: Andrea Abáigar 

Makeup & Hairdressing: Goretti Peluquería

Making Of: Carlos Lalastra + Andrea Abáigar + Cesar San Millán

 

 

Colaboradores:

 C.C. de Montehermoso

Asociación de Comerciantes y Hosteleros de la Correría y M. Moraza, en colaboración con el colectivo Art¡eh!

 

 

Modelos:

Andrea Abáigar

Blanca Abajo

Bingen Mendizabal

Carmen San Esteban

Carlos Lalastra

Ernesto Esparza

 

 

Texto de Andrea Abáigar

Invisibilidad Compartida es aquello que no vemos detrás de cada obra de arte.

Es el reflejo de la situación social y profesional, presente hoy en día, que imposibilita por el poco respeto que hay para los artistas y el trabajo que estos desarrollan por el arte y la cultura, la subsistencia de ambos.

No somos conscientes de lo importante que es para la humanidad el arte, tanto por las bellísimas cosas que hace el ser humano, que llega a cambiar movimientos históricos, mueve masas y saca sonrisas, como la capacidad que tiene para remover conciencias.

Fotografías Carlos Lalastra, Casar San Millán y mías. 

Y ahí están ellos, los artistas. Sisifos encadenados a una profesión imposible; que para llegar a fin de mes, hacen piruetas con otro tipo de trabajos vacío, para luego llegar a casa y trabajar de forma altruista en aquello que realmente aman.

Muchos de ellos están desapareciendo, hartos de esta delincuencia artística: ARTISTICIDIO.

Nos estamos quedando sin soñadores.

En esta serie fotográfica vais a ver a 12 artistas reconocidos de Vitoria-Gasteiz, que han hecho un hueco y un camino en su vida. Pintores, escultores, actores, músicos, ilustradores, fotógrafos, escritores, colaborando para reflejar lo que realmente está sucediendo: que somos invisibles a la sociedad.

Esto va dedicado a las nuevas y no tan nuevas generaciones que salen de “La fábrica de artistas” y se ven perdidos en un camino en el que hay futuro para muy pocos, dónde se van a ver metidos en un vacío legal, sufrirán todo tipo de malas prácticas y se verán rodeados de personas que pondrán mil trabas, pero se querrán beneficiar de lo que realmente amas.

Dejemos de prostituir el arte.

La ilusión de tener la oportunidad de emprender una aventura con personas del ámbito artístico, la enseñanza de nuevas técnicas, de otra forma de hacer fotografía, no es algo que surja habitualmente. 

Emprendía una aventura junto a un aún desconocido Carlos Lalastra, que me guiaba, me presentaba, me enseñaba y me abroncaba de vez en cuando, pero dejándome que me equivocase.

A su lado estaba Cesar San Millán, maestro de la fotografía con un recorrido impresionante. 

Con los ojos cómo platos, disfrutaba como una enana de cada momento.

Escuchando a cada uno de los artistas y retratándolos, pude capturar los nervios, las risas, la seriedad y el cachondeo de cada uno de ellos. 

Quedábamos cada mañana en el bar El Virgen Blanca, tomábamos un café y directos a la preciosa peluquería de Gortetti que hay en la calle Correría. Siempre con una sonrisa, animada y dispuesta. Una maravilla de mujer.

Fuimos creando a lo largo de las semana un proyecto precioso. Muchas horas de trabajo y de edición. 

Que la pasión por tu trabajo, no se vea manchada por el abuso de los colectivos a que sigas creando de forma esclava.

Sigo disfrutando de mi trabajo tal cual chiquilla con zapatos nuevos, y sigo con Carlos, aprendiendo, disfrutando y riendo.

Plan de ataque:

Que Carlos se vuelva loco organizando y buscando a la gente que quiere participar.

Que Carlos se vuelva tarumba en intentar explicarme 18 veces, qué vamos a hacer.

Que Carlos madrugue más que nadie para ir en coche a por mi y a por el resto de personas. Dejándonos en nuestros hogares al finalizar.

12 pedazo de artistas.

6 semanas.

Muchas localizaciones.

Cesar San Millán + Bingen Mendizabal.

Carlos, mi cámara y yo. 

Más amigos interesantes y menos amigos interesados.

Muchos cafés, muchos vinos, muchos cigarros, muchas risas y un poder tremendo para defender lo que es nuestro.

Invisibilidad Compartida sigue creciendo:

Volver arriba
error: ¡Contenido protegido!