Blog. Invisibilidad Compartida +

Vitoria-Gasteiz · Invisibilidad Compartida +

Proyecto: Carlos Lalastra

Fotografía: Andrea Abáigar

Makeup & Hairdressing: Goretti Peluquería

Directora C.M.A.S.: María José Martín

 

 

Que suene el teléfono y una voz grave y masculina me diga: “Abáigar, ponte las pilas”, es uno de los mejores momentos que puedo llegar a tener en la vida.

Es Carlos Lalastra.

Pienso en él y la sonrisa sale sola.

Nos disponemos a embarcar en un segundo proyecto: Invisibilidad Compartida +, dentro del concepto de invisibilidad social pero con carácter personal y metiéndonos de cabeza en un mundo, al menos para mi, paralelo a mi realidad. 

Las personas invisibles.

Aquellas que la sociedad económicamente estable puede definirlas como de segunda categoría.

Nada que ver.

 

Carlos se volvió loco buscando colaboradores, gente que quiera involucrarse, y lo consiguió.

El proyecto fue respaldado  por María José Martín, directora del centro de acogida social C.M.A.S. destinado a personas y familias con hijos/as a su cargo, que se encuentran en situación de exclusión residencial. 

Presentó el proyecto a las personas que allí residen y reclutó voluntarios.

Nuestra primera reunión fué allí, como un matojos de nervios nos encaminábamos en una realidad, que por lo menos en mi corta experiencia, jamás había vivido.

Fue una reunión que pasó de ser curiosa a querer desgarrarme el alma por lo sumamente egoísta que me estaba sintiendo. 

Nos sentamos en una mesa alargada y sirvieron café. Estaban contentos. Bajé al mundo cuando una Belén que conocería más tarde, me dijo si quería azucar y pastas. Le sonreí, si claro. 

Carlos inició la reunión, comentando la importancia de involucrarse en querer hacer y creer. Yo los miraba, estaban muy atentos.

¿Quiénes sois?

¿Cómo habéis llegado hasta aquí?

¿Cuál es vuestra historia?

¿A dónde os gustaría llegar?

El corazón se me encogió escuchando sus historias, la valentía que supone abrir el alma de semejante forma a personas que no conoces, poder llorar y reír, sin ataduras.

Y ahí empezó, lo que para mi fue el final de mis crisis superficiales de problemas con solución y sin ninguna clase de criterio.

Invisibilidad Compartida + comenzaba con personas maravillosas, con problemas, como todos, pero recorriendo un camino un poco más espinoso, y difícil que el resto.

Agradecer a cada uno de ellos las ganas puestas en este proyecto, cada sonrisa. Por los abrazos, los cigarrillos y sus conversaciones, por el brillo de la mirada. Básicamente el acto de realizar las fotografías era un símbolo superficial de lo que realmente estaba ocurriendo ahí, entre todos.

Nos han dado ellos, mucho más de lo que hemos dado nosotros.

Gracias.

Plan de ataque:

 

Carlos Lalastra como cabeza pensante y cuerpo vibrante.

María José Martín como espíritu risueño.

Goretti al mando de las tijeras y los nuevo look´s.

Mucha gente bonita a deseo de ayudar.

Y lo más importante: La sonrisa de todos los modelos.

Luego yo andaba por ahí, sacando fotitos.

Volver arriba
error: ¡Contenido protegido!