Autoguardado 2018-02-20 14:21

Destruyendo al Fénix

¿CÓMO SE HIZO?

” Imagina un mundo en el cual nunca fueras juzgado por querer ser quién eres… ¿Cómo serías entonces? “

Fotografía Making Off: Pablo Urkiola

Bilbao · 2016

Proyecto y Fotografía: Andrea Abáigar 

Directora de Producción: Marian Puertas

Directora de Makeup & Hairdressing: Eli Urkiola

2º Director de Makeup & Hairdressing: Txema Ruiz

Making Of: Pablo Urkiola

Locales Colaboradores:

Almazen Biltegia

Oddity Cafe Lounge

Taller de Josu Garzón

Taller y Hogar de Marian Puertas

 

Modelos:

Ainhoa Escalona Uribe

Ainhoa Marquinez

Aintzane del Río Pereda

Alazne López Molina

Alba Jato Bravo

Amaia Aparicio Tarín

Ana Rosa Rodríguez

Arantza Aparicio 

Beatriz Chao Seijo

Beatriz Perales

Berta Cid Arbizu

Carmen Alquegui Lanas

Daniela Bartolomé Moro

Edicson Aguiler P.

Edu Janero Fernandez

Elixabete Urkiola Andujar

Estíbaliz Gana

 

Estíbaliz Moral Mungia

Goiuri de la Cal

Iñigo Goikolea Sanz

Irene López Virós

Jose Vazquez

Josu Gascón García

Judith Domínguez Pérez

Judith Ruiz Llana

Lainoa García Valdés

 

 

Mº Ángeles Puertas

Mº Teresa Serrano Fuentes

Maite de la Fuente

Marta Peña

Miren B. del Castillo Garza

Miriam Rodríguez Barrera

Nerea Escudero Murgía

Olga del Castillo Fernandez

Soraya Tavarez

Silvia Querejazu

Svetlana Bokhon

Txema Ruíz

Verónica Valera Robles

Victoria Bueno

Zaloa Pérez

Ziortza Pereira

Zulema Mendes Raposo

Make Up 

Eli Urkiola 

Txema Ruiz 

Lorena Ramon Peiro

Eztizen Fernández Martínez

Sarai Larrondo Onandi 

Saioa Moreno

 

Texto de Marian Puertas y Andrea Abáigar

Objetivo

¿Por qué deciden quién soy yo y quién lo decide? ¿Qué es ser mujer? ¿Ser hombre? ¿Cómo asumimos la teoría Queer en nuestros cuerpos, en nuestras actitudes, en nuestra performatividad diaria? ¿Cuándo conseguiremos respetar las decisiones personales de los demás sin convertirnos en jueces?

Este proyecto se realiza con el propósito de visibilizar el género como un ente libre de prejuicios e igualitario, que se muestre desde la imagen, sin los tabúes y las respuestas esperadas desde un género previamente asimilado.

La sociedad está empezando a despertar, desprendiéndose de prejuicios y desafiando a una cultura arcaica sometida al patriarcado.

Vitoria-Gasteiz y Bilbao se unen para iniciar un proyecto conjunto de la mano de Andrea Abáigar y Marian Puertas.

Artistas ambas en el campo de la imagen y el significado, se plantean un proyecto único que desmonta el concepto clásico de género, que distinguía lo “heterosexual” socialmente aceptado (straight) de lo “anómalo” (queer), la Teoría Queer afirma que todas las identidades sociales son igualmente anómalas.

Con ello pretendemos deconstruir las identidades fijas, binarias de masculino, femenino. 

Abordamos este trabajo desde el feminismo y usamos como referentes a fotógrafas/os que a través de la imagen ahondan en estos mismos aspectos, haciendo una nueva lectura de lo que se adscribe como femenino y masculino.

Este proyecto se queda incompleto si no fuese por Eli Urkiola y Jose Ruiz Miguel que mostraron su experiencia en el mundo del maquillaje abordando el trabajo desde la misma teoría y rompiendo con los standares de belleza acostumbrados.

El proyecto se divide en tres conceptos:

– El género como algo qué exagerar, jugar, reírse. Teatralizando lo que se da por hecho respecto a la feminidad.

– El punto de vista crítico, que genera duda. Las fotografías a modelos que eligen mirar a la cámara sin un concepto cerrado de su propio género y lo que mostrar.

– El género, algo totalmente en cuestión, una construcción desde 0, un lienzo en blanco desde el que operar.

Con ello pretendemos de-construir las identidades fijas, binarias de masculino, femenino.
Consideramos que todas las categorías género son construidas socialmente, con lo que realizar una revisión a esas categorías nos permite producir belleza desde lo abyecto, producir imagen de cuerpos reales desde la autenticidad de lo no impuesto.

Para Butler, tanto la sexualidad canónica, hegemónica, como la transgresora, “ininteligible”, se construyen mediante la performatividad, es decir, por medio de la repetición ritualizada (iteración) de actos de habla y de todo un repertorio de gestos corporales que obedecen a un estilo relacionado con uno de los dos géneros culturales.
Esta repetición ritualizada no es opcional, sino que se basa en un discurso regulativo, una exigencia constante del entorno, encaminada a “producir aquellos fenómenos que regulan y constriñen” la conducta en relación con la identidad sexual. Cuando se produce el resultado esperado, tenemos un género y una sexualidad culturalmente considerados congruentes con el sexo del sujeto.

Comenzamos este proyecto fotográfico llenas de dudas.

Sin querer caer en lo simplemente anecdótico, empezamos un debate intentando contestarnos a todas esas preguntas desde el punto de vista feminista y Queer.

Contamos con la presencia de mujeres y hombres, que nos prestan sus cuerpos y sus mentes, como seres con historia propia e independiente, el debate se extiende a las experiencias propias de género, creando una mesa redonda de diferentes puntos de vista, la problemática existente, las malas experiencias y las posibles soluciones. Exponiendo en el acto fotográfico su propia idea de lo que es masculino, femenino, sobre lo que es ser mujer/hombre y su representación y como mostrarlo.

Por lo que iniciamos el proyecto haciendo de las modelos nuestra respuesta, ya que las personas siempre amplían cualquier intención que se pueda tener antes de realizar un proyecto. Y en este caso eran parte fundamental.

La fotografía como una ventana desde donde se refleja una realidad, se crea, se construye. Nuestro trabajo consiste en reflejar otras realidades, más cercanas de lo que parece a simple vista. Y los géneros, que separan, que meten en cajas lo que cada una y cada uno somos, nos ofrecen un espacio de trabajo infinito.

Después de haber desarrollado esta primera parte del trabajo, nos dimos cuenta de que habíamos trabajado el género desde la exageración, desde la duda, potenciando cada modelo su propia idea de lo que significa ser mujer o ser hombre para ellas mismas, para ellos mismos, sin buscar algo que no existe, sino potenciando las propias dudas, las propias sensaciones que respecto al género tenemos cada una.

“Destruyendo al Fénix” es un proyecto fotográfico inacabado.

Plan de ataque:

Liar a Marian. Liar a Eli.

Que Eli líe a todo su equipo. Que Marian haga magia.

5 días seguidos

5 localidades.

43 voluntarias.

Mi cámara y yo.

Y sin preparar absolutamente nada.

Da el resultado de una sesión más humana y cercana.

De la mano de Eli Urkiola y Txema Ruiz como directores de Make Up y Marian Puertas como cerebro pensante.

¿Nos ayudas a moverlo?¿Quieres participar?
647 48 09 15
Este proyecto debe de crecer, tenemos la obligación de gritar más fuerte.
Volver arriba
error: ¡Contenido protegido!