EL AMOR NO FORZADO

EL AMOR NO FORZADO

DAVID SALGADO

Era una noche,

de estas tontas de verano,

con olor a trabajo forzado

nos fuimos, ella y yo a tomarnos algo.

–  «Una y para casa», – la dije.

Maldita frase que siempre me traiciona,

que es decirla y me lía hasta la madrugada.

Y ahí estabas tú,

con tu mirada traviesa,

tu sonrisa seductora

y tu risa contagiosa.

Pelo rebelde, que no se deja domar.

Igual que el dueño que lo procede.

 

Llegaste a mi vida para hacerme sonreír.

Siete años a tu lado, se dice rápido,

igual de rápido que pasa el tiempo

entre caricias, besos y abrazos.

 

Llegaste a mi vida para hacerme fuerte,

y agarrarme de la mano cada vez que caigo.

Levantarme, besarme las rodillas

y seguir luchando.

 

Llegaste a mi vida para zarandearme cuando estoy perdida,

cuando no consigo entender lo que está pasando.

Y me miras, y me lo explicas y me lo vuelves a explicar, hasta desesperar.

Y te miro, y sonrío, y te quiero , y lo entiendo.

 

Llegaste a mi vida para amarme,

sin condiciones,

sin normas,

sin límites,

sin vacilaciones.

Con confianza ciega,

con la misma inocencia cuando se ama por primera vez,

con la misma pasión de dos adolescentes en pleno verano.

 

Llegaste a mi vida para hacerme reír,

para hacerme feliz,

para hacerme reaccionar,

para hacerme ser.

 

Y te miro cuando no me ves,

cada parte de ti,

tu barba,

tu bigote,

tus labios

y tu nariz.

 

Y con agonía pienso,

que maldita la vida esta,

que es muy corta,

si voy a pasarla a tu vera.

 

ABÁIGAR

COPIAS · PRECIOS

INFÓRMATE DE LAS COPIAS DISPONIBLES

Volver arriba
error: ¡Contenido protegido!