LA VENUS DE WILLENDORF

lilou

LA VENUS DE WILLENDORF

Ser sincera conmigo misma es un capitulo complicado que cuesta expresar.

Qué decirte, si yo no se ná.

Treinta y tres años a la espalda, y aferrándome a mi juventud con dientes y garras.

Y de repente, llegas tú, pequeña saltarina, poniendo en jaque toda mi vida.

Miro hacia atrás, y con nostalgia y cariño me despido de lo que no volverá.

Las noches interminables en mundos de fantasía, con la gente a la que amo y una gran sonrisa.

Que hoy, a un mes de tenerte, apaciguo con vasos de agua en mis bares de alterne.

Él me anima, siendo amor, pureza y locura.

Formando parte de esta gran aventura.

Sus ojos expresan lo que las palabras no saben decir.

Y él, sin siquiera ser, ya te está dando sueños de libertad y coraje. 

Desde tu nombre, hasta tu ser.

Me has convertido en madre, pequeña saltarina,

y delante de mi se expande un camino que esperamos saber construir.

ABÁIGAR

COPIAS · PRECIOS

INFÓRMATE DE LAS COPIAS DISPONIBLES

Volver arriba
error: ¡Contenido protegido!