Un mismo lugar, diferentes hormigas

En toda la carrera, a pesar de tener una clase especializada en el arte de la fotografía, no apareció profesor alguno.

Únicamente una mañana, una especie de ser humano, llamado sustituto del sustituto, se dignó a aparecer, aún medio borracho. Sudaba. Mucho. Nos mandó volver al día siguiente cada uno con su cámara.

No le volvimos a ver nunca más.

Volver arriba
error: ¡Contenido protegido!