El Lugar de los Sueños

Esta corta serie surgió del amor hacia la luz en nuestra alcoba. En un pequeño rincón, donde nuestra vida en común iniciaba su aventura.

Una fría noche de invierno, nos mudamos a una pequeña buhardilla de no más de 50 m2. Había un gran patio interior que nacía desde la ventana de la cocina, donde pasábamos horas a la noche, apoyados en la repisa de la ventana, viendo cómo continuaba las vidas de nuestros vecinos.

Diferentes idiomas y olores gastronómicos de distintas culturas daban el color a ese triste patio.

Por una pequeña ventana de nuestra habitación, entraba la calidez del sol una tarde de verano.

El caos ya reinaba nuestra casa, y no hizo falta darle más vueltas.

Libros, velas, cinta de carrocero, ropa, pero sobre todo, papel.

 

Volver arriba
error: ¡Contenido protegido!